Seguidores

Pureza


Pureza:

Hoy los cielos lloran en mi ciudad, sus gotas chocan en los cristales e interrumpen al silencio, preside un año más la primavera en mí y me cautiva. Desde su apenada frescura me traslado al ayer, cuando era una niña que sin temor crecía con el resplandor de la lluvia fría.

Corría a los jardines a empaparme de su magia, abría mi boca, lo más grande que podía, salivaba gustosa su gracia, mis pies desnudos chapoteaban el barro yaciente y en el mejor de los juegos me sumergía de pies a cabeza para lograr saborear las gotas con la lengua.

Prendida y complacida, brindaba los cantos de la primavera, todos los años, todos los días que caía mi lluvia callejera, desde los jardines donde crecí, con una mezcla de llaneza en las flores de jazmín y era su olor tan salvaje y abstracto como mi afín de engullir su aroma para mí y sólo para mí.

No me percaté, ningún año lo hacía, esa temeridad de mi madre que presidía ''Esta niña se me enferma...'' ¡Entra dentro de la casa! -Sus gritos aludían-.Y a la décima de segundo, siempre ella suspicaz, al vuelo me cogía.  

En mi boca las gotas lograba adquirir, saladas y cálidas, de mis ojos brotaban, sólo quería jugar a ser un pez en la mar pero el temor de mi madre era quien mandaba. Los cielos no lloraban solos, mi tristeza los acompañaba, por mis mejillas salpicaba su melancólica serenata, de ella me prendí en el ayer y hoy sigo enamorada.

EvaBSanZ


5 comentarios:

  1. La pérdida de la inocencia nos roba saborear la realidad...Aquellos deseos tan reales alguien nos lo robó. Paseo por mi memoria con gente que ya no están aquí y recuerdo esos días de lluvia con hierba en el campo; primaveras de agua que bañaban mi alma cuando ser feliz era más fácil gracias a la inocencia. Esta primavera de recuerdos me la he perdido para empaparme. El fín de semana sí fuí a pescar y el campo estaba espectacular pero, la lluvia se deslizaba por el vidrio de mis ojos cuando quería empapar la piel y el alma.

    Ahora por estas latitudes llega el calor con el buén tiempo pero, aquellos días de primavera ahora robada, se perderán para siempre...siempre para revivir...

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito recuerdo nos compartes hoy, Eva. Recuerdo haber abierto la boca para contener la lluvia y saltar en los charcos rompiendo su estático movimiento. También recuerdo las regañinas, de eso nunca nos libramos.

    Mil besitos con cariño y feliz noche ♥

    ResponderEliminar
  3. Pureza y la simplicidad de sentir el sabor y la caricia de la lluvia como compañera de la propia lluvia interior. Un evocativo texto.

    Dulces besos Eva y dulce semana.

    ResponderEliminar
  4. ha sido todo un placer leer tu recuerdo de la niñez en relación a la lluvia primaveral tan llena de vida en todo sentido.

    un beso.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias por tus palabras son muchos años este mes cumpliríamos
    42 años de casado toda una vida
    Un abrazo muy fuerte cuídate

    ResponderEliminar