Perfil

Mi foto

Inevitables son aquellas cosas como suculentos son aquellos hechos que regeneraron dichas cosas.                              

Seguidores

Moneda


Moneda:
Hubo una vez en que creía en el amor hace tres años y eche una moneda al aire en un pozo de la fortuna con un solo pensamiento, ‘’La felicidad’’. Aquella moneda cayó en unas tierras lejanas, más allá de este mundo, en un mundo donde la magia y la inmortalidad existen.
Hace tres años la moneda dio su primer fruto pero yo incrédula no lo vi. Hasta hoy. La historia comienza así… Era una noche, un grupo de amigos y más gente nos reuníamos, lo hacemos de vez en cuando, en reuniones de diez o veinticinco personas.
Aquella noche entre la multitud estaba él, fue entonces cuando intercambiamos algunas palabras, uno de los residentes se metió conmigo y él me defendió, me gusto  y nos hicimos amigos.
Todas las noches hablábamos, él me contaba sus batallas y yo las mías, subidos en los tejados nos reíamos mucho, también lloramos pero sobre todas las cosas me hacía sentir que estábamos solos, nadie más existía, ni el silencio. Hello
Una noche, recuerdo aquella noche, fue cuando todo empezó a ir mal… Él me confesó que me amaba, no le creí, -No puede ser-… Discutimos. A los pocos días tome una decisión, la típica, lo eliminaría de todos los lugares de la web y no volvería a saber nada más de él y así lo hice...
Pasaron los años, él siempre estuvo presente, lo eliminé pero nunca me atreví hacerlo de todos los lugares, no, de todos jamás y le conserve como amigo de Google+ Yo le observaba en sigilo mientras la moneda que nunca se olvidó de aquel deseo daba su segundo fruto.
Un simple Hola, como nuestro poema querido… Desde entonces, hablamos, no mucho, saludos y poco más, él me felicita todos mis cumpleaños a mí me gusta que lo haga. No era como subirse en el tejado de Dalaran pero era como subirse en una noria cada vez que me sonaba el chat de G+
La moneda dio su tercer paso… El 29 de Agosto nos encontramos en mi ciudad, qué locura y qué ojos tan bonitos tiene, es increíblemente guapo, es el sueño de toda mujer… Inteligente, elegante, simpático, serio, risueño, agradable, sensual…
Me enamoré, nuevamente o nunca deje de amarle… Me besó, le bese y los cielos se volvieron rojos de pasión, el suelo se tiño de gris dando paso a la oscuridad que preside mi pecho al sentir sus labios, sus besos…

Hoy recuerdo a la moneda y al amor y tiemblo, es lo único que temo, ni la muerte, ni la vida, solo temo al amor porque es jodidamente doloroso cuando alcanza. Tus labios carnosos en los míos son los besos perfectos. Gracias querido.
EvaBSanZ

5 comentarios:

  1. Son complicados los entresijos del amor. Ojalá tu sueño y tu realidad sean uno solo. Te lo mereces y te deseo felicidad continua.

    Un beso de Buscador.

    ResponderEliminar
  2. Hola Eva.. Un reencuentro potente después de mas de un mes de ausencia, me encuentro con una historia de amor, quizás de pasión, tal vez de esperanza, nunca se sabe que pueden dar de si una moneda lanzada al aire.. Esperemos, pero no desaprovechemos..
    Un abrazo y feliz retrovamiento.. !Uff! creo que me acabo de inventar una palabreja..jeje..

    ResponderEliminar
  3. Qué bonita historia y ojalá sea cierta y esté sintiendo todo ese vértigo que ocasiona el amor, porque si nos hizo feliz un tiempo... no fue equivocación.
    Me encantó leerte, Eva.

    Mil besitos, preciosa.

    ResponderEliminar
  4. El amor… Aquel con dos rostros, a veces eternamente maravilloso y dulce, otras, demoledor… Pero así es, como lo es la vida, como la rosa y sus espinas… Pero siempre, siempre vale la pena sentir aunque sólo sean un instante de aquel llamado Amor, a toda una vida sin haberlo tenido alojado en el corazón…

    Un placer leerte, Eva…

    Bsoss enormes!!

    ResponderEliminar
  5. El amor duele de una manera especial, no le deberíamos llamar dolor, no se puede vivir eternamente dolido. Un abrazo.

    ResponderEliminar