Perfil

Mi foto

Inevitables son aquellas cosas como suculentos son aquellos hechos que regeneraron dichas cosas.                              

Seguidores

Marina quiere ser Gaviota Cuento Infantil


Marina quiere ser Gaviota:


Nació una pequeña golondrina en un campo de trigo dorado, nació y se crió allí, al lado de sus padres y hermanos, junto al sol de la mañana y a la luz tenue de la luna. Tenía la pequeña golondrina un espíritu de ave rapaz, inquieta como un águila real.
Siendo muy joven e impetuosa se echó a volar y voló por todos los campos que rodeaban su ciudad natal.
Una tarde a principios de verano miró hacia el horizonte y a lo lejos vio volar a un grupo de gaviotas blancas y brillantes como una luz solar, formaban un coro casi perfecto. Una danza de gaviotas bailaban como ángeles saltando las olas del mar.
En un zas y no más, un marinero atrapó a la golondrina con una malla de pescar. Era tan pequeña y frágil que el marinero se la quiso quedar y se la quedó.
Durante años en una jaula vivió Marina la golondrina, nombre que le dio el Capitán.
Marina desde su jaula saluda al sol todas las mañanas y se deja arropar por la luna las noches de luna llena. Todos los veranos observa desde los barrotes la danza de las bellas gaviotas del mar y sueña con ser gaviota y sueña con bailar al son del viento y en libertad.
Durante años, todas las mañanas también saludan a Marina y es el marinero con silbidos y migas de pan. Marina imita el sonido con su pico y así es como agradece esas migas de pan. Una mañana de invierno Marina no quiso almorzar y fue entonces y no antes cuando el marinero se dio cuenta de su torpeza y lo quiso remediar.
Abrió la puerta de la jaula, introdujo su mano con delicadeza y agarro a Marina, la dejó en la repisa de la ventana y la empujó para que su plumaje negro se echara a volar pero la golondrina pasó tantos años en aquella jaula que no sabía cómo alzar sus alas. Sintió pánico y mucho miedo, se acurrucó al rincón de la ventana y allí se quedó tímida y callada.
El marinero todos los días antes de irse a pescar la silba y de su mano le da las migas de pan. Así transcurrió un invierno más. Entonces llegó la primavera con su tupida floresta, con las abejas reinas y a más cerca que de ser lejos volteaban las gaviotas que volvían a la mar y cuando el verano saludó con un adiós a la primavera, Marina se echó a volar.
Dicen que el plumaje blanco que llevan las golondrinas en su pecho es una luz solar y danzan en círculo cuando las aguas van a caer sobre la tierra que son las lluvias que llegan desde las aguas del mar.

EvaBSanZ



7 comentarios:

  1. Eva! es tu voz? Se oye mucha calma y misterio. Lindo.

    Ya lo había leído, pero oírlo, siempre siempre será otra cosa.
    Quedó genial :)

    Buen finde!

    ResponderEliminar
  2. Hi Eva,
    wonderful ... if your voice, is so gorgeous ...
    Have a great weekend.
    Greetings.

    ResponderEliminar
  3. FELICITACIONESSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSS.
    BESOS

    ResponderEliminar
  4. siempre es un placer escucharte, es como tenerte presencialmente muy cerca.

    un beso.

    ResponderEliminar
  5. Genial, un placer para los sentidos.

    Enhorabuena!!!!

    Besotes.

    ResponderEliminar
  6. Eva... !Fantástico,!.. el cuento, es originalisimo como nos lo has contado, con tu voz, y el texto.. eso es ingenio...
    Un saludo...

    ResponderEliminar