Perfil

Mi foto

Inevitables son aquellas cosas como suculentos son aquellos hechos que regeneraron dichas cosas.                              

Seguidores

Púrpura


Púrpura:


Deambulo, despliego en la noche burbujas delirantes
En la búsqueda de tus labios para morderte.
Inducida por mi mente, si te pienso, sin control por devorarte
Concibo mi deseo a un trémulo excitante.

El encuentro de tu lengua en mi boca
Es la perdición que desembocas, si te pienso, sofocos de bruma loca.
Un fulgor extraviado que invoca la simetría de tu boca
¿Cómo resistirse al beso? Te muerdo, te beso a un rubí de sangre roja.

EvaBSanZ

9 comentarios:

  1. Somos voraces, queremos tener al otro adentro nuestro, con nosotros para siempre... Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. el beso, aquello que da inicio a toda una impredecible locura de juegos sexuales.

    un beso.

    ResponderEliminar
  3. Hola Poetisa, cuanto tiempo sin publicar. Enorme

    ResponderEliminar
  4. Wow ... beautifully written.
    A kiss full of passion ...
    Beautiful week.
    Greetings.

    ResponderEliminar
  5. Un color que sabe a todos los besos que se dan con la sangre.

    Besos ;-)

    ResponderEliminar
  6. UFFFFFFFFF UNA PASIÒN INSONDABLE...!!!
    BESOS

    ResponderEliminar
  7. Una pasión que desearía probar, sentir, doler y gustar. Tus poemas, Eva poseen la potencia de los sentimientos que nunca se exponen pero que se desean, los sueños que siempre nos bullen en la mente pero que no contamos, la pasión de una vida plena de sensaciones nuevas pero que atenuamos...

    Un cariñoso abrazo, querida Eva

    P.S.: Eva, Blogger me quiera poco y mal. A veces pasa tiempo sin poder comunicarme con personas a través de comentarios de sus trabajos y no me deja. Contigo sólo ha estado un poco menos de un mes pero tengo amigos/as que llevan sin poder recibir un comentario mío más de seis meses. Lo siento. No lo puedo solucionar y Blogger parece que prefiere tenerme en esta continua incertidumbre.

    ResponderEliminar
  8. Tus poemas muerden... Un saludo, Eva.

    ResponderEliminar