Perfil

Mi foto

Inevitables son aquellas cosas como suculentos son aquellos hechos que regeneraron dichas cosas.                              

Seguidores

Al filo del espejo


Al filo del espejo:

Creía que avanzaba despacio pero en un tiempo inocuo
hasta que vi en aquella flor que descansaba en mi pecho
el reflejo de mi alma moribunda.

Ella dejó de prosperar y en silencio agonizaba,
sus sueños se desvanecían en el mutismo de las ánimas
en aquel espejo de los deseos donde sin hálito anhelaba
volar con el viento en mil pedazos y caer sus pétalos al suelo.

Yo la observaba y le hablaba en sigilos suspiro de aliento:
¡Avanza! ¡Avanza!
Que los sueños en la espera se dilatan y descomponen en purpurina de plata
vuelan la esfera de los deseos y en una esperanza
muda, quieta y vana ni realizan, ni aplazan.

Ella musitaba como si escuchase mi voz
y depositaba sus pétalos que recogidos todos ellos,
yacían en mi pecho con la esperanza muda
de volar con el viento y rozar algún día el suelo.

En un efímero momento la maldición del tiempo surgió
y la flor en mi pecho yacía vacía,
sus días habían terminado en una decima de segundo
clavados en el reloj de la esperanza.

La belleza de su esencia dejo un perfume a muerte
llevándose con ella la espera de sus sueños al desierto de los vanos deseos.

¡Avanza! ¡Avanza!
Resuena en las paredes de mi tumba el eco de mi voz…

EvaBSanZ
Safe Creative #1105190402890

16 comentarios:

  1. al final, de lo único que estamos seguros es de que todo termina. los sueños, los anhelos, los deseos y también la vida.
    un beso.

    ResponderEliminar
  2. Acaso ¡no es esto (que transmites de forma magistral) la vida. ¿ No es acaso esto que que expresas el vaivén del inaudito y perpetuo retorno?
    Por eso, por eso , "te veo a ti cuando me miro en el espejo"
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Puff, esta me ha encantado. Tienes una sensibilidad que has sabido transmitir en palabras.
    Cómo empuja el tiempo y el agobio que produce, cómo los sueños si nos quedamos soñándolos sin más veremos que pasó el momento y no los cumplimos.
    Me encantó =)

    ResponderEliminar
  4. Esos pétalos yaciendo sobre el pecho con la Esperanza muda de volar con el Viento y rozar el suelo.
    La Flor, con el paso del Tiempo, yació vacía sobre ese pecho...
    ¡Que estrofas finales!¡Que maravillosa Poesía personificada en esa Flor, destilando aroma de sueños no cumplidos, testigo de una vida eclipsando!...Magistral.
    Un abrazo, Eva.

    ResponderEliminar
  5. Todo es cíclico, todo temina al fin, inclusive los sueños. No hay que detenerse tanto tiempo a soñar porque se nos va la vida, el perfume se desvanece y los pétalos se marchitan, y de pronto somos eco en un llano sin cuevas.
    Una hermosura de versos Eva con imágenes fantásticas.
    Te felicito.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Hay deseos que mueren y hay deseos que nacen,incluso hay algunos que no mueren nunca
    Un besazo guapa

    ResponderEliminar
  7. ¿Alma perdida ó alma noble? A qué punto extraño le será asignado otro cuerpo para expiar su espíritu. Flota y desvanece como quien apaga un televisor viejo, esperando quizás a que alguien o algo la resucite.

    ResponderEliminar
  8. Imposible mejorar cualquier opinión anterior sobre tus contenidos, Eva. MB

    ResponderEliminar
  9. Una pasada de texto...y una alucinante imagen la que lo ilustra,inmejorable Eva.Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Esperaba encontrar tu voz en el vídeo. Leí el poema al son de las notas y me pareció increíblemente bello pero triste, esperanzador pero perdido, lejano pero palpable, en definitiva un cóctel que solo tu puedes llevar con tanta maestría a la perfección. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Una entrada con el aroma personal que solo tú sabes imprimir. Por la delicadeza de tus letras me dejo llevar.
    Besos mientras el terral borra la más leve actividad.

    ResponderEliminar
  12. Me gusta esa inspiración.
    Saludos
    David

    ResponderEliminar
  13. Noté un bello aroma especial con la discreta indiscreción del mejor perfume. Necio de mí, tarde 10 segundos en reconocerte , pese a tu romántica vehemencia.
    Besos
    André

    ResponderEliminar