Perfil

Mi foto

Inevitables son aquellas cosas como suculentos son aquellos hechos que regeneraron dichas cosas.                              

Seguidores

La fuerza


La fuerza:


Caí en un pozo sin tregua para salir, una magia oscura lo envolvía, en aquel lugar lúgubre y tenebroso habían ojos observando, bocas divagando y lágrimas desrramadas de los seres que habitaban aquel lugar, sí, era tenebroso. Me vi alli sin salida, sola y temida, al recordarte en cada instante me sentía abrigada aunque de vez en cuando desvanecia. Sin saber cómo o quizás sabiendo, fue recordarte, tu recuerdo me envolvía de coraje.

Aturdida pero valiente, contigo presente en la memoria, observe a lo lejos un rayo de luz saliente de entre los muros absorventes del pozo y camine, cansada, agotada pero con la fuerza de mi alma o tal vez la tuya que me empujaba.-Quizás eras tú aquella luz-Me repetía. Lo verdadero fue que por ti cruce los muros, salí del pozo hasta alcanzar tus besos en mis mejillas, tus brazos en mi pecho y el mejor de los te quiero.

Y es por ti vida mía que hoy sigo con vida...

EvaBSanZ


Amante enérgica


Amante enérgica:


Me ericé al verte, contemplar los cielos es nuestro sueño soñado, compañero del alma, amante del todo y la nada, mi amado.
Se anunció, en los ojos curiosos de los ancestros, de los nuestros, de los tuyos, de ellos, amor amante de los cielos, caricias internamente pluviales, copos blancos sobre las tierras secas en un corazón latente.
Los arboles se inclinan ante la gloriosa bienvenida en nuestro mundo cruel para muchos, insectos hambrientos por saber más que su propia fe incauta e ingenua y así mismo ocurrió, la vitalidad de nuestro amor y así mismo ocurrió... 
-Lo dijo ella mientras el sol naciente secaba sus ojos llorosos de tanta pena y tanto amor.

EvaBSanZ


Índole



Índole:


Contigo no temo ser quien soy, tú dibujas en mi oscuridad la luna más hermosa y es a ti a quien yo quiero seguir abrigando en las madrugadas más sombrías de nuestro mundo imperfecto. Te siento integro, más de lo debido. Pero pensándolo bien, qué será lo debido, yo sólo sé que desde aquella noche no te descuido. Si debido a ti es que hoy contigo sonrío o si debido a mí. Hoy sonrío. Aunque especialmente debes saber que cuando me quede dormida, no te estaré sintiendo, sino que soñare contigo y es ahí donde nos hallamos previamente privados.
EvaBSanZ

Más vale muerta que telarañas en la barriga.




Más vale muerta que telarañas en la barriga:


Era viernes, un fin de semana frío de invierno, con la caída de la noche salí de mi casa dirección a un pub que frecuento de vez en cuando y cuando el fin de semana se exhibe con un:
-Hoy no me levanto (Uff… Más de las 12h, un salto de la cama y otro al sofá)
-Hoy no me ducho (17h de la tarde Wiii llegó la hora del baño-dos horas)
-Hoy no cocino (Atraco la nevera-¿Cuándo fue la última vez que comí?)
-Hoy no atiendo al móvil (Jo… casi las 20h-¿Algún whatsapp?)
-Hoy no estoy para nadie (21h Volumen a tope y zumba-¡Estoy viva!)
Sí, así comienzan los fines de semana en soledad.

Llegué al pub, me senté en un taburete junto a la barra, en la misma esquina de siempre pero no en cualquier lugar, esa esquina es un rincón que en concreto reservo para mí. A una luz tenue y lúgubre puedo disfrutar de las mejores vistas. Desde ahí aprecio unas obras expuestas que cuelgan de las paredes y que renuevan cada poco tiempo, también desde ahí se ojea mejor a la gente que entra o sale del local.

Para tomar demandé a mi fiel y apuesto camarero un whisky solo sin hielo. No es lo que suelo pedir, pero esa noche con el frío que hacía fuera me apetecía. Entre sorbo y trago fui entonando la garganta y también cuando intercambié palabras con el guapo y simpático dueño del lugar. Y sí, él es una de las razones por la que me gusta ir a su pub.

Esa noche mi punto de atención no era el dueño del pub ni las obras presentadas, ni tan siquiera la multitud de gente a la que siempre cotilleo sin que se percaten de ello, no, nada de todo ese barullo llamó mi atención. Mi curiosidad se centró en un solo ser que estaba en la otra esquina de la barra.
Dejé a mi mente indagar y como soy la patrona de mis pensamientos, hice de mi imaginación lo que antoje y me trasladé a una escena erótica. Hubo un apagón de luz en el pub, la oscuridad se acentuó por todos los rincones, salvo en uno, del techo suspendía un foco de luz con gran intensidad y alumbró una obra en vivo. Él y yo desnudos, sucumbíamos a los placeres más golosos y ocultos del hombre.

De vez en cuando despertaba con el propósito de disimular mi cara orgásmica, casi segura que cambia de rostro en esos momentos de poca lucidez, o sea cuando juego a ser una diablesa. Por lo tanto solo me quedaba dos cosas por hacer, rezar o que la realidad rezará por mí, que nadie se percatara de mi semblante y que la gente estuviera tan comprometida en sus parrafadas de viernes para que yo quedara en una minúscula mota de polvo pasando a ser desapercibida.

No daré detalles de cómo empezó, no los tengo, sólo sé que después de tomar un par de whiskys casi olvido quien soy. A lo sumo, en mi rincón solitario empezó a sonar un coro de campanas a doquier, risas tontunas y coqueteo. Sí, con el chico de la otra esquina, el ligue de mi fantasía.
Nos dimos el número tlf y cuando escribí su nombre en el registro, me acordé de Tasmani ¿Qué sería de él? Había pasado unos meses o incluso más, quizás rebasaba el año desde el último hola-whatsappeado con él pero ese chico, esa noche, su idéntico nombre, hizo que recordará al chico del casi y por poco te olvido.

Entrada la mañana del sábado, salí casi a hurtadillas, de una habitación que no era la mía, allí sonriente quedó tumbado en la cama mi compañía. Él, se forzó por tener sus ojos erguidos hasta la despedida (Muack...Nos vemos). Cerré la puerta y abandoné la noche del viernes. Practiqué mi fantasía y satisfecha pisé la calle que convenía, dirección a mi casa o a la casa de mi vecina, da igual, solo quería dormir y echarme la manta por encima.

Apenas rozaban las 8h de la mañana y hacía un frío que te partía, mi nariz enrojeció, los dedos de las manos los tenía entumecidos, la luz de la calle achinó mis ojos juerguistas, mi garganta tenía una sed horrible y mi lengua hecha cartón era incapaz de moverse, pero todo eso no era nada comparado con los zumbidos en mi cabeza (Alcohol por un tubo) y lo peor y más tedioso era recordarle, su rostro me perseguía ¿Seguirá soltero? Para apaciguar mi mente, rebusqué mi móvil en el bolso, entre en el Whatsapp y sin esfuerzo porque pensar ya no podía, escribí -Hola- Enviar a Tasmani.

Él: Hola :O Cuanto tiempo… Cómo estás? :D

Yo: Si ya hace jeje Pues bien :P (Mentía, mi nariz seguía enrojecida) y tú? :D

Él: Siempre bien ;)

A las 12h del mediodía, se hacía evidente que ese fin de semana acontecía una locura más. Ya situada en mi casa, empecé a preparar una mochila. Lencería, lencería y más lencería, un jersey cómodo, unos leggins cómodos, la colonia de coco, el cepillo de dientes, el lápiz de ojos, el dinero y la tarjeta de crédito en el monedero, el monedero en la mochila, el móvil en el bolsillo, los cascos en el cuello, las llaves en la mano-Perfecto…! Mochila al hombro, móvil en la mano, cascos en las orejas, puerta cerrada, ascensor bajando al garaje (Y… ¿Cerré la puerta?) Ascensor para arriba, llegar a la puerta, estirar del pomo, comprobar que si está cerrada y ok -Perfecto…! De vuelta al garaje, subí al coche que ubiqué en la estación y me acomodé en el asiento del tren que iba directo a Sabadell. (Wiii…! 4 horas para dormir)

Llegué a Sabadell y casi me muero, hacía un frío insoportable (Puta-madre… Olvidé la bufanda y los guantes) Orienté la mirada al frente y vi a un tipo que saludaba con la mano desde lejos (Que sea él o me muero aquí por hipotermia) Y sí, era él, estaba tan entusiasmada de que fuera puntual, que el frío se evaporó, la estación se silenció y el tiempo se congeló (Bueno… Vale, no fue por su puntualidad).
Nuestro Hola fue de lo más amoroso, un abrazo de oso agigantado, y tres besos de lo que no me libré en mis mejillas.

Él: Toma! Te los debía, tres besos porque sé que no te gustan.

(Risas)

Nos subimos al coche y del coche a su casa. Cuando entré era como tocar el cielo (Calefacción…. Yes!) Esa noche como mínimo iba a ser en una instancia calentita, lo demás que sobrevenía, la verdad, ni en mis mejores fantasías.
Me acompañó al salón y lo típico:

Él: Ponte cómoda. Te apetece vino o café o cualquier otra cosa? Has comido? Tienes hambre? Prefieres cambiarte de ropa para estar más cómoda? Traes ese vestido transparente?

(Risas)

Yo: No, no lo traje (Más risas) Un vino estará bien, gracias.

Él: Perfecto! Tomaré lo mismo. Y… lástima del vestido, me quedo con las ganas de vértelo puesto. Ah….Por cierto, aún alucino, que lo sepas, por conocerte y porque estés aquí, y me alegro mucho… (Me sonrió y directo marchó a por el vino)

Le sonreí y dejé caer la mochila al suelo, me quité la chaqueta que acoplé en el sofá, saqué mi móvil del bolsillo, lo ojeé, apagué el Play, le quite los cascos que aún llevaba enchufados, los enrollé y guardé en la mochila. Me ajusté en el sofá con el móvil en la mano y sin apenas darme cuenta, ahí estaba él, sujetando un par de copas, al vino y una caja pequeña que más tarde me entregaría. Hablamos, bebimos, reímos y cuando la tarde noche era más confiada, él brindó en mi mano la caja que había dejado horas antes sobre la mesa.

Acepte el detalle y le ofrecí una sonrisa tímida y sorprendida, un gracias entusiasmado y un beso en su mejilla. Abrí la caja, vi lo que contenía, subí la mirada, él tenía sus ojos posados en los míos, hubo un breve silencio y zas, nos derrumbamos a carcajadas.
Aparté mi cabello y dejé al desnudo mi oreja para colocar como pendiente a unas bolas chinas (Vaya la grata sorpresa, lo que contenía y vaya la noche que ya venía)

Yo: Esto es en serio?

Él: Sí, pensé que te gustaría.

Yo: No sé (Risa) No lo he probado.

Él: Si quieres puedes probar ahora o si prefieres te ayudo.

(Risas)

Yo (Atrevida, quizás algo bebida): Hazlo, ayúdame.

(Más risas)

Sé incorporó del sofá con mi mano cogida:

Él: Ven…! levántate que te las pongo

(Risas, ya no sé si eran tontunas o tímidas)

De pie, uno frente al otro, él tan firme, convencido y dispuesto a colaborar como un buen galán, desbotonó mi vaquero, lo deslizó un poco hacia abajo, lo justo y preciso para introducir su mano en mi lencería.

(Nos miramos-Silencio)

Él: Te pongo las bolas o otra cosa?.

(Risas)

Yo (Sonrojada): Te prefiero a ti.

Me besa, nos besamos. Mis manos no se quedan quietas, desbotoné su vaquero (Oh… Maldito… te voy a odiar durante mucho tiempo-Pensé) Sumisa a él o a ese momento que surgía, toqué el suelo con mis rodillas. Él a punto del clímax, invitó con su mano en mi barbilla a detenerme y asintió con la mirada que ya podía levantarme, me incorporé y nos besamos. Tan pronto me encontré en un beso enroscado como sin ropa de cintura para abajo, con mi cabeza inclinada, mis manos reposando en el sofá y a él por detrás. El estaxis era colosal, los dos al límite de estallar, jadeamos sin escandalizar, y fueron suspiros de nuestras bocas que no podían retener el goce y el placer.

(Me adelanté a su voz)

Yo: Gracias, me encanto…

Él: Gracias a ti, a mí también me encanto... Espera, no te muevas… (Cogió las bolas chinas y…). Y Vibró mi móvil olvidado en el sofá:

Tasmani-Pub 3 whatsapp
EvaBSanZ

El sueño


El sueño:


Yo, soy una torpeza en mi mundo y tú eres un sueño que no quiero soñar. Llegas inoportuno con la carta del destino dibujada. ¿Quién te has creído quien eres para interrumpir así en mi mente? Tu cuerpo desnudo voltea en mi cabeza y miles de besos conceden tu boca bruma. -Eres el sueño torpe que llega en la noche sin avisar y deja la huella en la mañana al despertar-.

¡Qué tus labios choquen con mi boca a un bocado feroz en la noche! ¡Qué tus manos otorguen gemidos en mí y de mí los suspiros de aliente! ¡Qué tu cuerpo lascivo azote el mío en estallidos y desplomen las estrellas! ¡Qué los dioses me concedan el exilio a los infiernos! -Soñarte es un delicioso y ácido mortal-.

Me buscas, me encuentras, me brindas la más pícara de tus sonrisas. Sé lo que quieres, sé lo que también quiero yo de ti y dejo que indagues. -¡Suéñame...!- Surgen susurros de tu garganta. Tímida y alejada te contesto: Cada minuto es más temido, me prometí a mí misma no soñar ni con mil copas de vino. ¿Aún quieres más? Yo no puedo dejar de dormitar, eres mi delirio y mi pecar.

EvaBSanZ





Amapola


Amapola:


¡Se acabo! Aplaste una y otra vez una flor que murió bajo mis pies y es estúpido pensar que a la flor no le dolió porque ni un grito sopló.

Esta historia no acabó con la muerte de la flor, ni comenzó con un porqué lo hice yo, pues atento amigo mío al relato que te cuento y dime tú si sabes quien mató o bien murió.

La flor silenció unas semillas que sembró y es estúpido pensar que la quise yo matar porque yo doné, una lagrima ofrecí a la tierra que la vio morir.

Hoy brotan amapolas en mi interior y anticipo que son rojas de pasión que ya no confunden a mi ser a mi todo ni a mi yo.

Te confieso que la flor una margarita fue y no es de extrañar que amapolas sean hoy cuando el último pétalo que enterré dijo: -No-. No seré yo ni el castigo ni el dolor.

EvaBSanZ

Insensatez



Insensatez:


Quizás debí callar la furia que me quemaba, quizás debí adorar al silencio que tan pronto olvidé, pero no, no lo hice, dentro mí algo se retorcía.
Mi rostro palidece con el rastro de tu ausencia y me domina ¿Qué debo hacer?
Qué estupidez la mía... -Lamento de Sylvana-
Tal vez si me alejo nunca sabrás que soy tan simple y frágil como las alas de una mariposa atrapada en una tela de araña y sólo recuerdes la furia del cuervo que consumió mi alma.

EvaBSanZ

Ofusca


Ofusca:


Te esperé en un letargo de vida hasta que consumí en cenizas y ahora que te encuentro desvanezco temida, debo marcharme con la esencia de una rosa marchita. 
Con mi alma de roca negra rechacé nuestra cita que tanto ansié, tú eres como un ave fénix, único en un desierto de blanca nieve en nuestro mundo oculto a los ojos de los dioses. –‘’Y me alcé al vuelo sin detenerme cuando descubrí el sortilegio de tus ojos salvajes.’’ Perdóname querido si olvido.
EvaBSanZ

Esencial


Esencial:


Amante en la sombra a una luz tenue y fría,
Ella, baila sola una danza de damisela.
Bésemela galán en las noches sombrías
Para que no se aprecie vacía.

Con la torpeza de una amante en la lobreguez
Ella, alza una copa a los dioses en la oscuridad.
Bésemela galán en las noches sombrías
Para que no deduzca las horas vacías.

EvaBSanZ

Insto


Insto:


Mis ojos hundí, temí mi muerte en los tuyos. 
En aquel momento ocurrió, no te saciaste de mí 
y vi que no te convenía, que a tus ojos no pertenecía.

Quise saber y profundicé en mi corazón. 
De mí, un alma caída y a la sazón recordé 
que tú te alimentaste de mí hasta dolerme a mí la vida.

La decisión de olvido fue la mejor condición que había, 
sabía que un día brotaría fuera de ti. 
¿Cómo podía hacer de mi corazón una roca si tanto te quería?

Entonces implore al olvido con el ruego de un clérigo a sus dioses 
y con un llanto o acto de valentía y ahora diré porque huí de tu compañía. 
Amarte era lo único que conocía.

EvaBSanZ