Seguidores

Pureza


Pureza:

Hoy los cielos lloran en mi ciudad, sus gotas chocan en los cristales e interrumpen al silencio, preside un año más la primavera en mí y me cautiva. Desde su apenada frescura me traslado al ayer, cuando era una niña que sin temor crecía con el resplandor de la lluvia fría.

Corría a los jardines a empaparme de su magia, abría mi boca, lo más grande que podía, salivaba gustosa su gracia, mis pies desnudos chapoteaban el barro yaciente y en el mejor de los juegos me sumergía de pies a cabeza para lograr saborear las gotas con la lengua.

Prendida y complacida, brindaba los cantos de la primavera, todos los años, todos los días que caía mi lluvia callejera, desde los jardines donde crecí, con una mezcla de llaneza en las flores de jazmín y era su olor tan salvaje y abstracto como mi afín de engullir su aroma para mí y sólo para mí.

No me percaté, ningún año lo hacía, esa temeridad de mi madre que presidía ''Esta niña se me enferma...'' ¡Entra dentro de la casa! -Sus gritos aludían-.Y a la décima de segundo, siempre ella suspicaz, al vuelo me cogía.  

En mi boca las gotas lograba adquirir, saladas y cálidas, de mis ojos brotaban, sólo quería jugar a ser un pez en la mar pero el temor de mi madre era quien mandaba. Los cielos no lloraban solos, mi tristeza los acompañaba, por mis mejillas salpicaba su melancólica serenata, de ella me prendí en el ayer y hoy sigo enamorada.

EvaBSanZ


Atrapada


♫ ♬ ♪ Vídeo/Poema Atrapada »Dale-Play▶

Atrapada:


Mis manos, mi mente, mi cuerpo entero... Oh... Que temblorosa acariciaba tu espalda, tu pelo, tus nalgas. Disfrutaba pero vibrante moría.-Suspiré y me dije-: Por los Dioses ¡Qué no se me note!. Estoy siendo devorada y era yo quien quería degustar tu esencia masculina. ¡Devorarte...!

Ansiaba engullir tu terciopelada piel, mi boca se relamía en cada pensamiento contigo, yacía en cualquier hora del día cuando mis ojos chocaban tu mirada y quizás mi aplomo se volvió tosco e incauto.

El imprevisto y fortuito momento llegó. Oh... ¿Por qué me paralicé? Me sentía una mariposa posada en una flor absorta de los peligros de tu cuerpo, hasta que tus manos !Benditas manos...! ¡Bendita boca...! Cuando cayeron en mis curvas como una red de araña, voraz, hambriento y seguro.-Morí-

¿Dónde estaban mis anhelos por doquier a bocados comerte? Mi torpeza fueron tus ojos, me vi reflejada en ellos y entendí que no siempre podía ganar una batalla, entonces me volví presa. Abandoné mi mente y la persecución de comerte.

Un sueño inesperado, así fueron tus besos, las caricias, tu tacto. Sí, inesperado y placido pero también tedioso. Y ahora sé lo terrible que puedo llegar a ser, en un acto venerado y no será por amar con intensidad para después olvidar, sino observar con la mirada penetrante de un lince famélico y pensar en ese instante que jamás nacerá una luna creciente sin antes devorarte.

EvaBSanZ

Descender


Descender:


Ni en la más absoluta soledad, bloqueo o aislamiento, se está sólo; cuando el viento sopla a la misma distancia tuya.
Ni en el más absoluto silencio, se está sordo; cuando la música del interior al alma columpia.
Ni en la más absoluta carencia, se está sin nada; cuando sobran los sentimientos que uno acuna.
Ni en el más remoto pensamiento, absurdo y loco, se está absorto de todo; cuando la tristeza influye, regurgita en ti un agua clara.
Pero cuando uno se niega, se está cayendo; desciende a la locura, atribuya en la mente su propia muerte.

EvaBSanZ

Las horas abruma



Las horas abruma:


Se cubre la noche de silencios
Por las calles vislumbran los faros
Los melancólicos ruidos del mundo
Y la trémula luz de las estrellas.

Oh tú, oscuridad sosiega, ven a mí
La noche murmura tristeza
Penosa y brumosa desvela
Y en mi lecho su frescura reposa.

Allí, en tu elevada negrura
Crepitan las estrellas en candela pura
Y en creciente la luna también alumbra
Un mundo mágico en las alturas.

Oh tú, deslizate con plácida calma
Porque mi alma declina su cara
Quizás, haciendo más grata
El cántico de la noche desvelada.

Tal vez, hoy, dormir no pueda
Admiro tu oscura belleza
Pero temo las horas borrosas
Que detonan en mi cabeza.

Oh tú, oscuridad sosiega, ven a mí
Apacigua mi lecho en esta noche eterna
Presido la tristeza ayuna
Y mis ojos lagrimean tu ausencia.

EvaBSanZ

Época



Época:


El temor reclama auxilio
Y el mundo sea detenido
La desolación de las calles vacías
La trae la muerte que se arrima sigilosa
Hoy nada la detiene y de mañana nadie sabe
Pero a pesar de la tristeza aún hay esperanza
Y lo mejor de todo es que hay nobleza
Así se demuestra con aplausos cada día
Y en cada hogar de nuestro planeta.-No estamos solos-
Batallamos sin sable, unidos y con fuerza.

Ahora te hablare a ti
Tú que redactaras esta historia
Te diré que sé a pesar que no estaré
Que esta guerra que libró reforzó el querer
Entre países del ayer
Y sino fue así no lamento no estar aquí
Sé que me iré mejor de lo que fui
De esta época que me tocó vivir
Creeré que algo más que bueno debe surgir.

EvaBSanZ

Expiro



Expiro:


Me voy con la espesa bruma apresurada
Caminaré descalza con mis lagunas
Confeccionaré palabras con adverbios
Poesía macabra de mis labios aprieto
Seguiré mi camino; no quiero más retos.

Ni pienso, ni olvido; sólo escribo
Si pienso prohíbo 
Soy ajena a ti mi querido
Yaceré por siempre contigo en el olvido
Quizás mañana sin sentido te abrazo y te abrigo.

Contigo porque hubo beso en mi ombligo
Sin ser tú; lo fuiste en mis labios cohibidos
Un suspiro alzado de los cielos avivados
Besos de un tiempo incierto de dados
Y en mis manos hoy pañuelos arrugados.

Expiro; no es poesía importante ni radico
Simpleza de una absoluta idiota e incauta
Que guarda versos bajo su espalda.
Nunca quise ocultar las notas enredadas
Muda un día; hoy sonrío desde mis entrañas.

No sé si puedo difundir una prosa distinta
Los versos que escribo son de tinta fogosa
Cada beso tuyo entregado fue papel azulado
Que hoy convierto de gris ceniza en mis labios
¡Te equivocaste no siempre iba a devorarte!

Nada es indispensable; en cada dos estrofas
Desordeno mis frases y hago trizas mi calma
La musa inerte se aleja desnuda y se desarma.
Volveré con la pluma callada en la almohada
Para un mañana que escribiré besos del alma.

EvaBSanZ

¿Blanco o negro?



¿Blanco o negro?:


La vida es intensa, a veces odiosa otras veces agradecida. Si fuera por mí, daría la vuelta a esta vida que tanto me lástima. Tengo un pasado que hundido me absorbe en intervalos, un presente a mi contraste que es caprichoso, absurdo y un futuro contra corriente con el nudo en la garganta de unos fantasmas posados en mi alma. ¡Qué inoportuna esta vida!

Hoy la luz me envenena, me ciega, me asfixia, siento espinas en mi piel, cruzo el umbral de la muerte, beso la oscuridad que calma mi sed y me calmo, encuentro menos dolor en mi propio estiércol. Cierro mis ojos, aprieto mis labios, tranquilizo mis desastres y mis tormentos, bailo desnuda con las entrañas abiertas en la bruma de mi pena y abrazo mis defectos ¿Qué más puedo hacer...?

Pienso en lo bueno y lo malo, lo bello y lo feo, la luz y la oscuridad como ciclón de esperanza y deterioro. ¡Bienvenido a mis contradicciones! ¡Bienvenido...! Siéntate a mi lado, abre tus ojos, cógeme de la mano, camina y dime que ves, se tú mis ojos y si es verdad que la luz es la esperanza ¡Dímelo...!. Tengo arañazos en mi costado, huyo de lo imposible y encuentro menos dolor en una cama de papel. ¿Blanco o negro dime qué ves...?


EvaBSanZ

Amanecer de almas




Amanecer de almas:


Me paralice cuando te vi, la primera vez mi corazón se entrelazo entre el miedo y ¿Quien eres? ¿Por qué vienes a mí? Entonces dudé ¿Qué hago? ¿Qué es esto que siento? Y tú, tú seguías ahí, impasible, inmenso, oscuro.
Me quise acercar y hundí mis ojos en ti en ese intervalo efímero de un viento seco y frío en la noche más oscura, sin la luna y no solo era ciega sin estrellas que tu silencio eran dos gotas minúsculas en medio de la oscuridad.
Respiré, fue un suspiro desde lo más profundo e intenso y voltee para verte pero solo podía sentirte cerca de mí. Se avivo mi corazón, volví a la vida en un zic zac de sabores a flores secas e incienso a romero que dejaste en mí. Entonces, ahora y siempre.
Sé que me miraste, no te vi pero podía apreciarte, querías que oyese el susurro del frescor, un silbido a través de tu figura. ¿Era el cambio que translucido se avecinaba?
La primera vez en nuestro encuentro se me erizo la piel, hoy aún no puedo visualizarte pero sé que estás a mi lado, mi guardián, mi ángel eterno y latente, ya no hay miedos sólo caricias en mi pelo, tu tacto en mi cuerpo.
Porque sé que eres el ser infinito que el destino me amparaba. La imagen que aún no conocía pero paciente me esperaba y que aquella noche no pude aguantar la agonía de tener que confiar para tenerme tan cerca que hoy tu aliento en mi oído es afable y nada frío.
Salpica mi sangre la almohada, tus colmillos saborean mis entrañas, no me dejas morir ¿Por qué vienes a mí? Noche tras noche, luz en tu mirada sombría y cálida.
Mis noches iluminas con tu luz y vengo a ti. La llama que enciendes a un corazón que se enfría. Porque no puedo estar contigo pero quiero por siempre ser tuya. Y en las más oscuras noches y en los más luminosos días, yo estaré ahí, esperando al demonio que eres, escondido en las sombras, velando mi felicidad a tu lado.
Ahora mi sed es imparable, tu perfume aventurado ayuna mi alma, saboreas la sangre de mis venas, que por tu garganta traspasa en esta vigilia de un sueño inmortal y una vida sin ecos desplomados a ser fatalidad, sólo casuales desnudos de dos en la nebulosidad. Tú vivaz salvaje y mi yo hambrienta de ti cada amanecer en este viaje sin laudo, sólo perfecciones del tiempo. Tú y yo amándonos en la bruma del silencio.

EvaBSanZ

Sin faro



Sin faro:


Hace un tiempo deje de buscar a mi yo huido con un pañuelo de lágrimas en el bolsillo, hundí mis ojos sin brillo. Agrio desafío de un tiempo traslucido y frío. Hoy quiero respirar el aire que dejo atrás para el olvido, hoy quiero encontrarme y volver con el aliento que engulleron los grillos aquel atardecer sin camino pero la simpleza caída de la torpeza ayuna mi alma sin brío.
           Caer
                                                 Caer
                                                                              Caer
Hoy quiero cogerme de la mano pero aquel pasado retiene mi paso y quizás el miedo a no saber cómo hallarme después de tanto chasco consumado. Hoy me echo de menos, tanto que mi pecho se parte en un soplo de dos, tres y cuatro instantes partiendo de un vacío tan profundo que vuelvo a nacer vencida.
Quisiera amarme como quien ama sin rumbo. ¡Hoy sí quiero...!
                                                Volver
                                                                                  Volver
                                                              Volver
Yo, mi yo existía mucho antes de cruzar la muralla del destino. Existía cuando era una niña de las estrellas que desnuda bailaba con ellas sin miedos y arropada por la luna bella ¿Ahora dónde estoy? ¿Porqué me pierdo? Estoy confusa en un ahíto de hábito atorado entre el amor perdido y el odio encontrado. Caigo, profundizó en el pasado de un abismo quizás hoy aislado. Llantos avivados.

                                                                ¿Por qué?
                                        Porque no hubo perdón y sólo silencios 
                                                                  
                                                          Caer
                                                                                         Volver
                                                                          Morir

EvaBSanZ


Dos


Dos:



Ella acaricia su cuerpo desnudo en la soledad, él accede a su pensamiento. Se encuentran buscándose en un manto del atardecer ante la mirada oculta entre sabanas de hielo, él y ella sucumban desde la otra orilla de unas estancias vacías.
En cada caricia la distancia desaparece y con cada gemido sordo sus manos se entrelazan a instantes suculentos, ya no hay distancia ni lejanía, sólo dos almas que se buscan desde la otra orilla.
Él la observa, ella silencia las caricias que deja en cada parte de su cuerpo, se humedece el ambiente y cada poro de su piel lagrimea a un tacto mojado en su ombligo.
Del deseo se adueña, él lo sabe, ella tiene la misma certeza y lo aprovecha. Las palpitaciones vigorizan su ya caliente entereza y él poco a poco con las caricias también empieza.
Ella se deja atrapar por su destreza, imagina las manos de él acariciando cada curva de su cuerpo y cae entre la maleza de su propia torpeza, él es sólo un reflejo en la orilla, ella... ella sólo piensa que él está entre sus piernas.
Ya no hay sutileza, él ya se imagina acariciando su cuerpo, bebiendo su néctar. Se imagina sus senos, el olor de su pelo, el sabor de su boca. Se imagina dentro de ella y con cada embate cada vez más fuerte una caricia para sentirse más cerca, en esos momentos no están lejos, tan sólo hay camino entre medias de un muro quebrado por gemidos de sus bocas, ella jadea suspiros desbordados cuando él la absorbe, cuando él la besa, cuando él está dentro de ella en un éxtasis colosal penetrando en la intensidad de los deseos.
Se tensan los pezones de ella, se eriza la piel de él cuando se besan, ella mordisquea su labio y atrapa la esencia que él le deja, las manos de él se deslizan, abre despacio sus piernas. Ella, así lo imagina, y se deja arropar por su fantasía y es así como ambos culminan, sin saberlo, en el mismo momento, en la misma espiral de lujuria y deseo, de placer y desenfreno, volviendo cada uno a mirarse, a través de la distancia y a volverse a encontrar cada uno en su orilla de unas estancias ya no tan vacías.



EvaBSanZ